Seguro que has escuchado varias veces lo positivo que son los zumos y batidos verdes, ¿verdad? Pero, ¿realmente qué son esos famosos batidos verdes? ¿Se diferencian de los licuados para bajar de peso de los que ya hablamos? ¿Qué necesito saber para poderlos preparar? ¿Con qué ingredientes? ¿Necesito una licuadora o una batidora para hacerlos? En el artículo de hoy vamos a intentar responder a todas estas dudas y más que puedan salir alrededor de los famosos batidos verdes. ¡Empezamos!

¿No pierden nutrientes las verduras en forma de zumo? Solución: Batidoras de mano

Si se baten correctamente y con aparatos de calidad no se pierden sus cualidades. Eso sí, podemos perder parte de la fibra original. Te recomendamos visitar la tienda online www.comprar-batidora.com, donde puedes adquirir batidoras de mano baratas para extraer el zumo de la manera más eficaz, perdiendo el mínimo de nutrientes y así aprovechar al máximo el potencial de los zumos verdes.

¿Quiénes deben tomar zumos verdes?

Todo el mundo. Incluso aunque se esté sano, la mala combinación de alimentos, el estrés, la contaminación y la vida en la ciudad en general, cargan a nuestro organismo de sustancias nocivas que lo acidifican y envejecen. A su vez, todo esto genera una toxicidad que los órganos encargados de depurar no pueden eliminar. De manera, que a todos nos viene bien incluir en nuestra dieta mínimo un vaso de zumo verde al día.

¿Es recomendable seguir una dieta de desintoxicación solo de estos zumos?

Si, por los motivos anteriormente expuestos. En nuestra vida, la mayoría de nosotros padecemos estrés, llevamos mala alimentación y nos falta ejercicio, por lo que nuestra oxidación diaria es mayor. Necesitamos que nuestro organismo descanse de estos excesos y darle una buena inyección de vitaminas, además de antioxidantes y agua. Y solo lo conseguiremos de una manera natural a través de los zumos verdes.

¿Hay quien no pueda tomarlos?

No, todo el mundo puede tomarlos, salvo intolerancias concretas a alguna fruta o componente del zumo.

¿Qué cantidad hay que tomar al día?

Empieza a tomar zumo crudo fresco poco a poco (de uno a dos vasos al día durante varios días) para que tu organismo pueda irse acostumbrando. Puede que sientas trastornos leves, tales como gases y leves dolores abdominales. Esta etapa de transición no tiene por qué ser larga. Una vez superada, bebe todo el zumo que quieras, mientras te sientas cómodo. Aplicando el sentido común, es imposible tomar zumos verdes en dosis que resulten excesivas.

¿En qué momento del día se recomienda tomar zumos verdes?

Es una bebida para consumir en ayunas porque se asimilarán mejor los nutrientes. Lo ideal es beber un zumo verde a primera hora de la mañana o a mitad de la mañana, aunque también los podemos tomar a cualquier hora. Con una buena batidora de mano como las que hemos recomendado antes, puedes prepararlos en solo unos minutos. Debemos esperar unos 10 minutos antes de comer algo sólido. No es recomendable tomarlos junto con la comida. Los deportistas pueden tomarlo una hora antes del ejercicio o inmediatamente después como reposición al esfuerzo realizado. También se pueden utilizar por 1 anoche como reemplazo de la cena. Y se pueden consumir en cualquier época del año.

¿Durante cuánto tiempo debo de estar tomando zumos verdes?

En caso de enfermedad o para conseguir un objetivo concreto, se deberá tomar tantos como sean necesarios, hasta conseguir llegar al objetivo. Una vez alcanzada la meta, en teoría y dado que el cuerpo humano es una máquina perfecta, capaz de hacer todo el trabajo, no necesitas seguir desintoxicándote siempre que sigas una vida saludable.

Sin embargo, para que el cuerpo disfrute de un perfecto estado sano y dado que vivimos en una sociedad totalmente desnaturalizada, es recomendable seguir tomando todos los días la medida de un vaso de zumo verde.

¿Puedo mezclar la fruta con los zumos verdes?

Existe una expresión que dice “come tus frutas y exprime tus verduras”, ya que en general a la gente le resulta más apetecible comer la fruta por si sola que la verdura por si sola y los zumos de frutas suelen tener un alto contenido en azúcar, lo cual puede trastocar los niveles de glucosa en sangre. Por lo tanto, no. No incluyas fruta a los zumos verdes, salvo casos excepcionales. La fruta es para comerla, con toda su fibra. Si quieres añadir fruta a los zumos verdes, que sea limón, lima, granada o manzana.

¿Puedo diluir los zumos en agua?

Mucha gente diluye los zumos en agua, mitad y mitad, para reducir el impacto de una gran dosis de zumo concentrado en nutrientes directo en el sistema. No es una mala idea.

¿Podría vivir toda la vida a base de zumos verdes?

No, por la sencilla razón de que no poseen los carbohidratos suficientes para aportar la energía necesaria del dia a día. Los zumos verdes hay que considerarlos una medicina.

Además, al no contener fibra, nos sacia el hambre en ese momento pero no nos “hincha” para todo el día. A los treinta minutos sentirás ganas de comer algo sólido. Además, es necesario que sepas que las verduras poseen alcaloides, oxalatos, canavaninas, psoralenos y otras sustancias que son las que le aportan el sabor amargo. Estas sustancias son venenosas a dosis altas, de forma que, utilízalas con cabeza y, muy importante, no abuses de ninguna verdura en concreto, sino que ve variando a menudo.

¿Y qué me dices de los zumos verdes que venden envasados?

Los zumos envasados normalmente están pasteurizados, es decir, no son crudos. La pasteurización es el proceso térmico realizado a líquidos para alargar su vida útil, a la vez que se destruyen sus vitaminas y se altera la calidad de los productos alimenticios tratados. Además, la vitamina C (tan importante para prevenir ciertos tipos de cáncer, las cataratas de los ojos, las enfermedades cardíacas, el sangrado de las encías, la hipertensión arterial y la infertilidad) es extremadamente volátil y se deteriora con el calor, por el efecto del aire o simplemente por estar guardada mucho tiempo. En consecuencia, la vitamina C empieza a disiparse en cuanto se cosechan las verduras que la contienen. La mejor manera de obtener de los alimentos el máximo de vitamina C y de otras enzimas y sustancias fitoquímicas fundamentales es tomar zumos crudos y frescos recién hechos con tu batidora.

Y por último, cuando el cuerpo consume zumos crudos frescos, tiene acceso a la “energía verde” viva que está presente en todas las plantas vivientes. Esta “fuerza vital” es una cualidad natural viva, que se pierde con el procesado y cuando la verdura no está fresca. Los zumos envasados no poseen, por tanto, la “chispa de la vida”.

¿Qué hago con la pulpa restante una vez preparado el zumo?

La pulpa, ese subproducto natural de la elaboración de los zumos, conserva, además de la fibra, bastantes nutrientes, por tanto, se puede guardar para emplearla en mucha recetas. De hecho, si no aprovechas la pulpa, hacer zumos puede ser un proceso bastante derrochador. Puedes preparar sopas o crakers deshidratados, para poder utilizar el remanente.

Si quieres saber qué recetas hacer con la pulpa, la alimentación crudivegana dispone de muchas recetas en las que se le saca mucho partido. Para conocer recetas en las que se utilice la pulpa de los zumos, te recomendamos adquirir el libro específico de esta colección. También puedes utilizarlo como abono para las plantas.